El gato doméstico como mascota

Seleccionar al gato como mascota podría resultar una excelente decisión; entre sus bondades tenemos, la de su tamaño promedio de aproximadamente 80 centímetros lo que facilita que cohabite en un espacio pequeño. Además necesita menos cuidados que un perro y es más silencioso, también  se le puede educar a los fines de que realice las necesidades en  un cajón de arena, sin tener que sacarlo a la calle, pero  “OJO”  se debe tener presente ciertos cuidados primordiales, para mantenerlo sano y feliz.

Lo primero que  debemos  tener en cuenta es que el gato es un animal y tendrá instintos que son parte de lo que significará vivir con un gato, para saber un poco más de las características que distinguen a los animales puedes visitar el siguiente link caracteristicas.co.

Teniendo en cuenta lo anterior el próximo paso es escoger el gato que más se ajuste a tu personalidad, y a tus hábitos de vida,  y por último y más importante independientemente del gato que elijamos, hay una pregunta que debemos responder que es la de ¿Cómo cuidar nuestro gato? Debemos cuidarlo con una alimentación equilibrada a base de proteínas, control con el médico veterinario, vacunación, higiene y recreación.

Alimentación de un gato

La alimentación es muy importante, ésta debe ser a base de Proteínas, las cuales están presentes en la carne, el pescado y la leche.   Los gatos necesitan entre el 10% y 30% de grasas de origen animal, también las Vitaminas: A y K, son importantes, pudiendo encontrarlas en el hígado, uno de los alimentos más adecuados para los gatos.

Los gatos deben mantenerse hidratados, es por esto que se debe colocar agua fresca en su tazón todos los días, justo al lado del plato de comida para que éste pueda comer y beber al mismo tiempo. Si bien los gatos reciben la mayor cantidad de líquidos de sus alimentos, beberán agua para fomentar la digestión. Al inicio de cada día, se debe cambiar el  agua, por agua fresca.

Control con el Médico Veterinario

El veterinario es un profesional esencial para mantener a tu gato saludable, deberá examinarlo, haciéndole los chequeos regulares necesarios. Este profesional está especialmente capacitado para examinar y diagnosticar posibles  problemas  de salud que quizás no  se puedan observar a simple vista, así como prevenir posibles enfermedades.

Vacunación

Las Vacunas, constituyen  el medio más eficaz para prevenir enfermedades, así como evitar que el gato llegue a convertirse en el portador de una enfermedad. Algunas de las vacunas comunes para gatos son: Gripe Felina, Virus de Inmunodeficiencia Felina, Clamidia, Enteritis Infecciosa Felina. El gato puede experimentar  efectos secundarios, de la vacunas, tales como  gripe o fatiga, pero desaparecen rápidamente. En casos bastantes raros, existe la probabilidad de que el gato llegue a desarrollar algún tipo de quiste en el lugar donde se le aplicó alguna vacuna, pero eso podría desarrollarse semanas, meses o años después.

Higiene

La higiene del gato es importante, debemos mantener cepillado el pelaje del gato utilizando el cepillo adecuado dependiendo de si su pelaje es corto o largo. Así mismo es muy importante cortarle regularmente las uñas, en caso de no poder hacerlo, llevarlo al veterinario  para que este profesional lo realice.  Es primordial el cuidado de los dientes, debiendo cepillarle los mimos con regularidad.

Recreación

Aunque no lo creamos, el juego es fundamental para lograr tener a nuestro gato con un estado físico y mental equilibrado, para que de esta manera pueda mejorar sus habilidades de caza. Se recomienda  ponerle objetos que sean para él un incentivo a su agilidad, espacios en los cuales pueda trepar, para mantenerlo contento y feliz.

Fuente: caracteristicas.co/reino-animal/