El gato andino o Leopardus jacobitus: qué come, dónde vive, características

El gato andino (Leopardus jacobitus), es un mamífero perteneciente a la familia felina (Felidae). Este gato silvestre se encuentra entre las especies del género Leopardus. El gato andino es una especie nativa de Sudamérica.

Características

El gato andino es un pequeño felino de entre 95 y 130 cm de largo, de 25 a 35 cm de altura con un peso de unos 4 kg.

Su pelaje es de color gris plateado con franjas parduscas a lo largo de la espalda y los lados, asegurando un buen camuflaje entre las rocas. El vientre es blanco con manchas oscuras. Rayas grises oscuras son visibles en las patas delanteras y en el pecho. La cola es gruesa y larga, representando el 70% de la longitud del cuerpo de la cabeza del gato, y está anillada con unos 7 anillos oscuros. Su nariz es negra. El hocico tiene una línea negra que corre a lo largo de la cara desde la esquina exterior del ojo. El pelo gris es típico de los felinos alimentados por la montaña, como los leopardos de nieve y Manul.

El gato andino tiene un oído muy fino gracias a las burbujas timpánicas muy desarrolladas. Este desarrollo también se encuentra en el gato de arena.

Hábitat: Dónde vive

El gato andino proviene de Sudamérica en la Cordillera de los Andes. Se encuentra en el sur de Perú, suroeste de Bolivia, norte de Argentina y noreste de Chile.

Localmente, a este felino se le llama “huana titi”, que significa gato seco, que describe su hábitat típico. Vive en zonas rocosas, áridas y escasamente vegetales de los altos Andes sobre la línea de los árboles, y está confinada a hábitats a una altura de más de 4.000 m sobre el nivel del mar. El clima es frío todo el año, con nieve en cualquier época del año. Casi todas las precipitaciones son en forma de nieve y los vientos son variables e intensos. La vegetación es pobre y está dominada por arbustos enanos y playas de hierba arenosa. No hay árboles, sólo arbustos rastreros.

El gato andino

El gato andino

Qué come: Dieta

El gato andino es un depredador cuya dieta consiste principalmente en vizcaches y chinchillas. Estas dos presas intentan escapar saltando de las paredes rocosas y haciendo cambios de dirección impredecibles. La larga cola del gato andino probablemente contribuye a equilibrar la caza de estos roedores.

En general, nada se sabe sobre la biología y el comportamiento del gato andino. Su hábitat es tan remoto e inhóspito que es extremadamente difícil inspeccionar la zona. Además, no hay ningún gato andino en cautiverio. El conocimiento actual de esta especie se basa en observaciones raras, estudios fisiológicos en animales naturalizados y más recientemente en análisis genéticos de heces.

Peligro de extinción

El gato andino es considerado uno de los gatos salvajes más amenazados del mundo y quizás el más raro de Sudamérica. Es muy raro, y sus similitudes con el gato de la pampa (Leopardus colocolo) han dificultado aún más el estudio de esta especie. El gato de las pampas ocurre en mayor número en los Andes, y también ocupa las regiones bajas, lo que podría forzar al gato de los Andes a retirarse a las inhóspitas áreas de la Cordillera de los Andes.

A veces las pieles son expuestas en los mercados locales, asesinadas por pastores armados. No hay datos sobre el comercio internacional de esta especie. Por lo tanto, se cree que la caza del gato andino se realiza principalmente para proteger las granjas locales. La amenaza común a muchas especies es la destrucción del hábitat, pero no se aplica en los Andes, ya que no ha habido cambios significativos en el uso de la tierra en los Andes altos durante los últimos 2.000 años.

Es posible que el gato andino sea raro ya que es un cazador especializado de chinchillas y vizcaches que tienen distribuciones naturalmente desiguales. La Chinchilla de cola larga era abundante en el siglo XIX, pero desde principios del siglo XX, la caza de su piel la ha llevado al borde de la extinción. Este declive general de las colonias de chinchillas puede haber tenido consecuencias desastrosas en el gato andino. Sin embargo, si este gato no debe ser un depredador especializado, entonces su rareza debe ser atribuida a otros factores.

Estado y conservación

Debido a su escasez, el gato andino ha sido incluido en el Apéndice I de la CITES desde 1975, prohibiendo el comercio internacional de la especie. La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN enumera a este gato en la categoría de En Peligro (EN) desde 2002. La caza también está prohibida en los cuatro países de su área de distribución.